martes, 12 de noviembre de 2013

PLACE VENDOME "Thunder In The Distance"

(Frontiers / Mastertrax)

Tras la puesta en marcha junto a Kai Hansen de Unisonic parecía que Michael Kiske había dejado abandonado su proyecto más melódico con el que tan gratamente nos sorprendió hace unos años. Pero mira por donde ahora nos encontramos que el cantante alemán vuelve a la carga con un nuevo trabajo de Place Vendome una vez más de la mano del gran Dennis Ward y de un puñado de compositores de élite (Magnus Karlsson, Timo Tolkki, Alessando Del Vecchio, Ronberto Tiranti, Tommy Denander…)
Con tal elenco la cosa debería volver a salir bien sí o sí, pero en un principio el disco no acababa de convencerme, no sé, le veía demasiado prefabricado, con un toque más pomposo y metalero que los anteriores que no acababa de encajarme bien, con demasiados sonidos orquestales de teclados. Seguramente porque no era lo que me esperaba en un principio, pero a base de exprimirlo he acabado por sacarle jugo a este “Thunder In The Distance”.
La voz de Kiske sigue soberbia, con ese color melódico y profundo que maneja como pocos, dentro de unas composiciones tremendamente nítidas en las que las instrumentación cumple su labor al servicio de las armonías vocales, algo perfectamente lógico tratándose de quién se trata, pero que por momentos hace que se eche en falta algo más de protagonismo y rotundidad de bases y guitarras.
El inicio con “Talk To Me” me lleva irremediablemente a recordar a Royal Hunt, con su ritmo amortiguado por los riffs Uwe Reitenauer y por las teclas pelín barrocas de Gunter Werno para que brillen sus coros femeninos al más puro estilo del combo danés. Unos coros que tienen también protagonismo en los medios tiempos “It Can’t Rain Forever” muy suave repuntando en partes de su estribillo muy A.O.R., y “Heaven Lost” con una base más marcada del batería Dirk Bruineberg dentro de una ambientación ligeramente épica con menos brillo.
Dentro de esa línea relajada sobresale con fuerza la preciosa “Hold Your Love” que gana altura sin acelerar con su espectacular interpretación vocal envolviendo de suave encanto su pegadiza melodía, como sucede en la algo más animada “Breakout” adornada de buenos dibujos de guitarra aunque no tan intensa como la anterior. Intensidad que no le falta a la balada “Maybe Tomorrow” donde Kiske muestra un tono más atormentado sosteniendo notas y subiendo acompañado de unos arreglos orquestales suaves pero densos. Repitiendo prácticamente fórmula pero con menos teatralidad en el medio tiempo “Lost In Paradise” que baja enteros por su ritmo más plano y por algún detalle sintetizado algo artificial, como ocurre en la más heavy y actual “Fragile Ground” con más ritmillo pero con poca gracia, y en la hueca aunque pegadiza “My Heart Is Dying”.
Mejoran notablemente la nota global cortes como “Broken Wings” con un sonido de teclas y guitarras actual aunque con el elemento diferenciador de la voz de Kiske más melódica, brillando más aun en la enganchante “Never Too Late” alegre y esta vez sí con mucha chispa de la mano de su termendo estribillo, volviendo a resultar eficaces en “Thunder In The Distance” con unos buenos coros melódicos dentro de un dinámico desarrollo, que repiten en la embaucadora “Power Of Music” que sin ser entrarme tan claramente tiene un encanto especial con sus sonidos de teclados orquestados.
Al final con este último tema comentado podría resumir un poco lo que me ha pasado con el resto del disco, me ha costado un poco al principio pero al final ha terminado gustándome, aunque no tanto como los dos anteriores de Palce Vendome.
Mariano Palomo